miércoles, 29 de enero de 2014

Indroducción al mundo de los tintes

Hoy voy a explicar cómo interpretar el número y matices de los tintes, después de esta entrada seréis unas verdaderas expertas y podréis experimentar con vuestro pelo con la seguridad de saber qué queréis conseguir. ¡Vamos allá!

Cuando yo empecé en este mundillo, iba al super y miraba qué color de pelo me gustaba más en la foto. Me he llevado muchos disgustos porque: 
1.- la chica de la foto es guapísima (y tiendes a pensar que a ti te va a quedar igual el pelo) y 
2.- esa foto está hecha con una luz concreta y tal vez con algún filtro o la modelo lleve mechas,...

Entonces,... ¿cómo elegimos nuestro nuevo color de pelo?

Lo primero sería saber qué color de base tenemos. No se recomienda cambiar bruscamente de color de pelo, sino hacer un cambio gradual, pero vamos, esto depende de las necesidades y gustos de cada una. Mi experiencia me dice que es mejor cambiar como mucho un par de tonos y aplicar mechas y así progresivamente, porque si no te queda un colo poco natural.

Cuando compramos un tinte (ya sea de supermercado o de peluquería), el tono viene dado por unos números: X.YZ, pero, ¿qué significan estos números? Los resumo y después los explico.

El primer número (X) nos habla del tono base del tinte.
El segundo número (Y) nos habla del reflejo primario del tinte.
El segundo número (Z) nos habla del reflejo secundario del tinte.

TONO BASE

Es lo primero que debemos tener claro antes de teñir nuestro pelo. No es lo mismo teñir un pelo de rubio que de negro. 
Si tenemos el pelo rubio (tono base alto), podremos teñir el pelo de cualquier tono pero si tenemos el tono base moreno (tono base con numeración baja), tendremos que decolorar el cabello antes de teñirlo.

Esta es la escala internacional de tonos de cabello.


REFLEJOS PRIMARIO Y SECUNDARIO

A la hora de elegir el nuevo color de nuestro cabello deberemos tener en cuenta además del tono base que queremos (imagen anterior) los reflejos que querremos que tenga nuestro cabello. 
Esos reflejos vienen dados por los números que hay detrás del punto en la numeración del tinte:

0: sin reflejos
1: reflejos ceniza
2: reflejos irisados o nacarados
3: reflejos dorados
4: reflejos cobrizos
5: reflejos caoba
6: reflejos rojos
7: reflejos verdes

Cuando aparecen dos números detrás del punto, esto significa que aparecerán dos tipos de reflejos en el color final: uno primario (que se notará más) y uno secundario (que se notará menos).

Por ejemplo: 8.12

Será un tinte rubio claro (base 8) con reflejos principales y secundarios. Los reflejos principales serán ceniza y los secundarios nacarados.

¿Qué pasa si el reflejo principal y el secundario tienen el mismo número? Pues muy sencillo: que el reflejo será muy intenso.

Aquí tenemos otros ejemplos:

10.21: rubio platino (tono base) con reflejos primarios nacarados (2) y reflejos secundarios ceniza (1)


7.1: rubio  (tono base) con reflejos primarios ceniza (1) 


5.0: castaño claro  (tono base) sin reflejos (0) 


9.0: rubio clarísimo  (tono base) sin reflejos (0) 

Ojo, una vez sepamos qué color queremos, tenemos que elegir entre tinte con amoniaco (más agresivo para el cabello) ó tinte sin amoniaco (más respetuoso con el cabello, pero normalmente dura menos y cubre menos las canas).

Espero que os haya gustado este post y que os sea muy útil a la hora de elegir vuestro color de cabello. Podéis probar con tonos y reflejos hasta encontrar vuestro color.

Un beso!

viernes, 24 de enero de 2014

DIY: cómo hacer un cuello de lana!

Este invierno tenía muchas ganas de comprarme un cuello de lana de un color bonito, que fuera bastante largo para poder dar un par de vueltas al cuello y que quedara mullidito,... por mucho que busqué no encontré ninguno que me gustara 100%, por lo que decidí hacérmelo yo misma.

Lo primero es encontrar la lana y las agujas. Yo estuve buscando por internet y la verdad es que lo de no ver el grosor de la lana no me gustaba, por lo que empecé a recorrer los chinos de mi zona y encontré uno que tiene una gran variedad a un precio buenísimo: ovillos de lana gruesa (para agujas del 10-12) por 1.95€ y agujas del número 10 de madera por 1.95€, un precio inigualable! :)

Para hacer un cuello largo, que os de dos vueltas, deberéis comprar 3 ovillos de unos 40m cada uno (del color que más os guste).

Os voy a enseñar a hacer dos modelos de cuello, luego una vez os pongáis podréis hacerlo del tipo de punto que os guste.

 --> El primero es un cuello de punto bobo (el más sencillo). Para ello tendréis que empezar con 17 puntos (ver vídeos de links adjuntos: www.youtube.com/watch?v=5dS7GPNS6zU)y cuando terminéis coséis los extremos con la misma lana (con la mano mismo, buscando agujeros de los puntos y uniéndolos).



--> El segundo tipo es el que nos enseñan a hacer en la página de Oh my hands. Básicamente hay que empezar 17 puntos (igual que el anterior), esto nos va a dar la vertical del cuello, si lo quieres más caído puedes poner más puntos (aunque la bufanda pesará bastante).
En estos vídeos os cuentan cómo empezar la bufanda, como hacer los puntos y como terminarla: http://ohmyhands.com/videos-aprende-tejer-tu-brufanda/
Este es el resultado: precioso!! y lo mejor es que la podeis customizar a vuestro gusto.



Una de las cosas más importantes es que hagáis todos los puntos con la misma tensión de lana (así os quedará una bufanda uniforme), si no os quedarán unas zonas más apretadas y otras más sueltas.

Yo ya las hago como churros (en 2horas!), ya me contaréis si os animáis a haceos vuestros propios cuellos de lana para este invierno.

Un beso!